L'Atelier, en francés estudio, es el reducto más íntimo de los artistas. Un lugar de creación al que acceden las personas más próximas al artista con un simple fin: disfrutar del arte.
Escogí este nombre porque reflejaba la esencia que quería transmitir al blog. La seducción puede analizarse de muchas maneras y yo buscaba darle un enfoque artístico.
Con L'Atelier pretendo un modelo de seducción emocional, natural y en femenino. Emocional porque prefiero hablar del seductor como un artista que como un ciéntifico. No niego que la seducción pueda ser una ciencia, sencillamente me estimula más verla como el arte de estimular a las mujeres. Natural porque es esa la escuela a la que pertenezco. Una escuela que me enseña a mejorar en mis habilidades sociales en lugar de trucos quasi-esotéricos para engañar a las mujeres. Y en femenino porque a mi lo que me importa es la mujer y su mundo. Los gurús y sus guerras no ocupan espacio en mi vida.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Superar el rechazo inicial.



Una de las cosas más difíciles de realizar cuando se trata de seducir es superar el rechazo inicial, la eliminación inmediata a abrir. Este artículo trata sobre eso pero te advierto de que en el no vas a encontrar frases mágicas sino técnicas muy complejas que tardarás mucho en interiorizar. Lo acabo de decir, revertir el rechazo instantáneo es muy complicado porque exige un increíble autocontrol.

The Killers y Read my mind.


¿Qué hacer cuando una mujer te rechaza inmediatamente después de abrir un set?

A esta pregunta respondo con otra ¿cómo pretendes parecer diferente si haces lo mismo que los demás?

Si la mujer te rechaza sin conocerte es porque piensa que invertir el tiempo contigo va a ser una completa pérdida de tiempo. Ese juicio se basa en su experiencia, no te lo tomes a mal pero no eres el primer tipo que intenta ligar con ella. De modo que mientras sigas el típico patrón de conducta de un hombre rechazado ella no hará sino corroborar su juicio de que eres el típico ligón pesado. Necesitas hacer algo diferente, algo que descoloque a la chica y la haga dudar si es lo correcto rechazarte.

El esquema típico.

No es una opinión, es un dato. Cuando un hombre es rechazado por una mujer, no digamos ya si es una mujer guapa, se le encienden todas las alarmas, pierde el control y se obsesiona con una idea: impresionar a la mujer. La vanidad de un hombre rechazado exige demostrar a la mujer que se tiene el suficiente valor y status para estar con ella. La necesidad de causar una impresión es tal que muchas veces consiste en insultar a la mujer para que al menos no pueda olvidarnos. Es el caso de la tontería de "me voy porque yo quiero".

Este esquema de "apertura - rechazo - impresión" fracasa por varias razones. En primer lugar porque es muy agresiva, es una táctica que pone a la mujer a la defensiva obligándola a defender su juicio de rechazarte, lo que le hace sentirse aún más incomoda y que desee todavía más que te vayas.

Segundo porque te presenta como un tipo que se tiene que trabajar mucho a las mujeres para ligárselas. Vamos el contrapunto a la naturalidad. Y lo peor es que las mujeres tienen razón: te estás trabajando demasiado a la mujer, estás realmente obsesionado con la idea de impresionarla hasta el punto de hacer cualquier cosa, incluso hacer volar la relación para demostrarla ciertos standars.

No sé que pensarás tú pero a mi me parece que esa no es la mejor forma de combatir el rechazo.

La solución.

Es esencial prescindir de tácticas agresivas, evitar entrar en peleas de egos porque tal vez logres ganar la batalla de egos pero seguro que no ganas la guerra, esto es: lograr seducir a la chica. Una de las reglas esenciales de la estrategia militar es saber cuando no tienes ninguna opción de ganar. Es el caso así que olvídate de peleas de egos.

El ego, en realidad ese es tu enemigo. Debes aprender a controlarlo. Es normal cuando somos rechazados sentirnos heridos, más incluso cuando se nos rechaza aun antes de haber mostrado nuestra personalidad. Bien, será algo natural pero eso no quiere decir que sea algo positivo. En casos como estos debes bloquear los impulsos que te manda tu ego dolorido y resistir la tentación de impresionar a la mujer.

Aprende a reírte de ti mismo, a relativizar el triunfo y el fracaso. Las sensaciones de victoria y pérdida son tan pasajeras que realmente no vale la pena montar un mundo por ninguna de ellas. Como dicen los buenos deportistas, ni éramos tan malos cuando perdíamos ni ahora que ganamos somos tan buenos.

Una vez controlado el ego la solución adecuada para reconducir la interacción aparecerá sola. Ya verás como es algo casi mágico, es como si siempre hubiera habido una voz que te susurraba la solución pero que no has sido capaz de percibir hasta que has acabado con los gritos del ego.

Ya, pero ¿qué dice esa voz?

Bueno, no siempre dice lo mismo pero siempre busca lo mismo: sorprender a la mujer.

Es algo que transciende de la seducción y que es aplicable a cualquier enfrentamiento que tengas con una mujer. Lo peor que puedes hacer es enfrentarte de forma directa a ella, lo mejor ganártela para tu causa sorprendiéndole. La sorpresa produce que la mujer se cuestione hasta que punto eres su enemigo o su aliado. Y de eso se trata precisamente, de ganártela para tu causa. Pero no porque la hayas derrotado sino porque habéis llegado a un entendimiento. La sorpresa produce esta reacción porque si frente a un ataque tú ni atacas ni defiendes haces que quien te ataque se pregunte ¿por qué no me ataca? ¿no será que realmente no es mi enemigo?

La sorpresa lleva a que la mujer sienta curiosidad por conocerte. Es algo que no debes olvidar, se trata de derrotar a tu ego y su necesidad de impresionar a la mujer con el fin de provocarla mediante la sorpresa la curiosidad de conocerte. No la has demostrado aún que seas un hombre atractivo, solo que no será una pérdida de tiempo pararse a conocerte.

¿Puedes concretar un poco más?

No pretendo convertiros en robots sociales así que no esperéis frases para memorizar. Por eso solo os diré que sorprenderéis a la mujer con cosas como mostrar interés genuino en ella o riéndoos de vosotros mismos.

Interés genuino. Una mujer comportándose mal da pie a mostrar interés en ella. Es algo que aprendí de Juggler. Según los casos podrás acompañarlo de un leve reproche. Algo que funciona muy bien es dedicarle a ella la alabanza y dirigirte a sus amigas para corroborar el rechazo.

Autodescalificación. Siempre se ha dicho que cuando un hombre se cae si el que tropieza se ríe es que inteligente, si el que se ríe es el que lo ve es que es imbécil. Pues lo mismo aplicado a la seducción, si frente al rechazo eres capaz de reírte es que te has convertido en una persona muy valiosa. Esta estrategia suele funcionar sobre todo cuando por lo que sea tu entrada ha sido descalibrada. Ah, muy importante, se trata de reírte realmente de ti mismo no de fingir que te ríes de ti mismo. Debes tener en cuenta que con ello no pretendes impresionar a la mujer sino provocarle la curiosidad de conocerte.

Acabaré recordando que es una técnica complicada así que no esperes resultados inmediatos. Controlar el ego frente al rechazo no es fácil, requiere mucho autocontrol, tanto como caminar descalzo sobre las brasas. Y precisamente porque es difícil te recomiendo que no lo pospongas, que te pongas hoy mismo a trabajar tu dominio del ego. Porque es obvio que cuanto más tardes en empezar más tarde llegarás ¿no crees?

12 comentarios:

Ryder dijo...

¿Qué puedo decir? Gran artículo, Mario. Desde luego, es muy difícil reírse de uno mismo (de una manera sana) ante una situación de rechazo, pero a lo mejor te hace conseguir a la chica cuando, aparentemente, la tenías perdida. Cuanto menos, ella no se va a quedar con la sensación de que eres el típico tío. Nunca he conseguido hacer esto, pero desde luego voy a ir a por ello.

En especial me ha gustado la siguiente frase: "Las sensaciones de victoria y pérdida son tan pasajeras que realmente no vale la pena montar un mundo por ninguna de ellas. Como dicen los buenos deportistas, ni éramos tan malos cuando perdíamos ni ahora que ganamos somos tan buenos".

Gracias, un saludo,

Ryder.

2d3 dijo...

Todos los dias entro en tu blog y me encuentro con estos pedazos de articulos

grande mario.

2d3

Salmonete dijo...

Como anillo al dedo!

Me encontraba en una situación así, llevo días buscando una forma habil al menos de acabar con ella, ya que en el fondo era un juego y mi interés por ella no era muy muy fuerte, pero si me apetecía pràcticar un poco y dejarle buen sabor de boca.

Tu articulo me ha ido como anillo al dedo, para concretar mi respuesta.

Bendito internet que da tiempo a pensar las respuestas XD

Saludos y a la espera de tu siguiente articulo!

Mario di Domenico dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

MdD

pablo dijo...

Gracias a ti por tus artículos.

El tema de hoy lo tengo superado. Yo me lo he planteado de otra forma y es que cuando consigues enganchar un 90% de los sets el otro 10% de respuestas bordes, los ignoras porque te dás cuenta que el problema no eres tú, sino de la tía, es la forma que tengo de verlo.

Después de mucho tiempo de sargeo me doy cuenta que mis dos mayores fantasmas son la persistencia y darme cuenta de que la atracción que una tía siente por un tío es gradual. He perdido muchos sets, por no saber seguir según estos dos principios, se que has tratado los temas pero noto que me falta algo que seguramente solo encuentre en el campo después de muchos sets.
Pero a veces tengo a una tía de alto nivel, inteligente, atraída(hago muy bien atracción a mi juício), pero la inseguridad, un poco de desconocimiento el no saber que hacer, me siento perdido en esa zona de confort donde tienes que mantener/aumentar la atracción, echarle narices.

Escribo esto por si en algún momento has pasado por estas dudas o te inspira algún artículo.

Mario di Domenico dijo...

Pablo, en el baloncesto un buen porcentaje de tiro no es razón suficiente para no trabajar el rebote.

Sobre tu problema, pueden ser tantas cosas... La próxima vez que en ese contexto no sepas qué hacer intenta escalar así en el peor de los casos no te preguntarás qué hacer sino por qué salió mal, que es una pregunta mucho más fácil de responder.

Un abrazo, MdD.

LOVER dijo...

Hay que amar el rechazo

Marcos dijo...

Otro excelente artículo Mario. Y como siempre volvemos al juego interno. Porque de eso se trata, ¿no?. Un buen juego interno y segun entiendo yo serenidad o sangre fria, como lo quieras llamar, que nos permita reconducir la situación si fuera preciso y aunque parezca un contrasentido en esto, el mas absoluto dominio de las emociones, propias y si es posible ajenas. A veces tengo la sensacion de que he hablado contigo y me das el consejo preciso a cada situacion en que me hallo. Como un telepático personal coaching, jajaja. Saludos, Mario, siempre se aprende algo mas.

Geni dijo...

No se yo si el más absoluto dominio de las emociones es siempre conveniente, en mi caso dejo que fluyan y allí es cuando transmito lo que siento, o por otro lado, lo que soy.

Mario di Domenico dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

lover más que amar el rechazo me conformo con no tenerle miedo.

marcos, coaching telepático, no si alguno lo acabará ofreciendo a un "módico" precio. Ya no saben cómo sacaros el dinero.

geni, no confundas controlar con bloquear emociones. Se trata de controlar las emociones para que fluyan exactamente como quieres: mucho, poco o nada

Cyberprimo dijo...

Nada mas sierto que eso un rechazo pone al decubierto nuestro ego y nuestro juego interno.

Yo muchas veces sobre todo cuando frusco me tomaba las cosas personales hasta cierto punto, coincido con lo de saber hacer fluir la emocion, de un modo que favorezca, soy de la idea que guardarse las emociones no deja nada bueno.

Menos mal que ahora se controlarlas y en lo personal el rechazo me resbala, no pienso en el rechazo pero si se da no le tomo importancia, suelo tomarmelo con humor y eso quieras o no te salva la noche, como bien sabemos no siempre se va a enganchar el 100% de los sets.

Buen post Mario

Anónimo dijo...

konichi wa

Soy Zatoichi, el rey de la leche semi

Suele pasar, vas, abres el set,(la tia te suele ir calando ya), personalizas con ella sin éxito y se pone como Stevie Wonder en un seminario del color en la pintura del siglo 18. Cabreada, sin mirarte, con los brazos cruzados e incluso a veces tapeteando con el pie en plan impaciente ante tu ida.

Yo levanto las manos con la s palmas hacia ella, un poco de ladeo, y le digo, super decidido.

-Paz, paz, que te equivocas conmigo, ¿Amigos? (Solamigueo es mejor que 0 interacción, además te sirve de pivote)y le tiendes la mano (Kino de amistad, que también es bonito, joder, no todo es sargeo brutal)

Si te rechaza, SIEMPRE SIN EVITAR EL LADEO, le haces la señal de la cruz, en plan bendicion, y le sueltas.

- Entonces enemigos. (riendo malvadamente, como con algun plan diabólico en nuestro interior)

y pasais a desarrollar la noche mas divertida de vuestras vidas ante sus narices, dandole la envidia mas mortal que le hayan despertado en su vida.

Nunca olvidar postura de recueste hacia atrás (muy bueno el yoga para esto) y sobre todo, SIEMPRE ALFA.

Y nunca volvais si ella os dice algo a seducirla, solo solamigueais y le tendeis la mano preguntando ¿Amigos entonces? a piñón fijo.

A ver si funciona esto, que es algo mio que me salió una vez, y si no funciona, al menos os habréis hechado una amiga, qu es lo importante en la vida.