L'Atelier, en francés estudio, es el reducto más íntimo de los artistas. Un lugar de creación al que acceden las personas más próximas al artista con un simple fin: disfrutar del arte.
Escogí este nombre porque reflejaba la esencia que quería transmitir al blog. La seducción puede analizarse de muchas maneras y yo buscaba darle un enfoque artístico.
Con L'Atelier pretendo un modelo de seducción emocional, natural y en femenino. Emocional porque prefiero hablar del seductor como un artista que como un ciéntifico. No niego que la seducción pueda ser una ciencia, sencillamente me estimula más verla como el arte de estimular a las mujeres. Natural porque es esa la escuela a la que pertenezco. Una escuela que me enseña a mejorar en mis habilidades sociales en lugar de trucos quasi-esotéricos para engañar a las mujeres. Y en femenino porque a mi lo que me importa es la mujer y su mundo. Los gurús y sus guerras no ocupan espacio en mi vida.

miércoles, 21 de mayo de 2008

9 semanas y media (9 1/2 weeks)


Pensaba poner una foto de la escena en que Kim Basinger visita el estudio (atelier) de un pintor. Para demostraros que una mujer guapa acaba pasándose por un Atelier... pero no he encontrado ninguna foto de esas escenas así que os pongo éstas que tampoco están nada mal.

Hubo una época en que Zan Perrion no hablaba de otra cosa que la película 9 semanas y media y de su protagonista. Hace unas semanas la volvía ver entendí por qué.

Lo primero que me sorprendió es que no me pareció tan erótica como hace años. Lo cual me hace dudar si hoy soy un cerdo o hace años un mojigato. Me temo que lo segundo porque Kim Basinger me ha parecido muchísimo más atractiva, será que ahora tengo la madurez para apreciar la belleza en todo su esplendor.

Pasando a lo didáctico de la película, que no es otra cosa que John, el personaje de Mickey Rourke.

John es un genio, un auténtico maestro en estimular a las mujeres.

Lo típico en estos casos es hablar de su lenguaje corporal, su valor social o su control de marco. Y la verdad es que todo eso lo hace sensacionalmente bien pero lo fascinante del personaje es su habilidad para estimular al máximo a las mujeres.

Rourke transforma a una mujer fría como Elizabeth (Kim Basinger) en una completa máquina de sensualidad. Rourke penetra dentro de esa mujer racional para estimular todas sus fantasías y despertar sus pasiones. La estimula completamente hasta hacerla completamente adicta a sus juegos.

Los juegos de 9 semanas y media, ah ¡qué grandes!. La gente se queda solo con los juegos eróticos pero hay tanto más allá de ellos. Los trucos sexuales de Mickey Rourke son muy buenos y muchos de ellos han sido tan copiado que podría decirse que son patrimonio de la humanidad, pero no deja de ser algo que pueda aprenderse en cualquier porno minimamente buena. Lo sublime son sus demás juegos, no los llamaré juegos no sexuales porque Rourke lo hace todo sexual pero sí sus juegos no estrictamente eróticos. Se trata de cosas que a un inexperto no le llamarán la atención pero que alguien más experimentado con las mujeres sabe que "tonterías" como comprar a tu chica ropa sexy, peinarla o darla de comer la llevan a lo más alto del placer.

Os recomiendo que veáis la película un mínimo de dos veces. Una para disfrutar de ella, con relajación y sin ningún objetivo más que pasar un buen rato con una película muy estimulante. Una segunda para analizarla con profundidad, en concreto para ver qué cuáles son las sensaciones que Kim Basiger siente en cada momento de su relación con Mickey Rourke y cómo éste sabe qué botones pulsar para ponerla pasional.

No voy a destripar la película pero si a resaltar algunas escenas fantásticas (es posible que cambie el orden de algunas porque vi la película hace unas semanas)

- El contacto visual de Mickey Rourke cuando ve por primera vez a Kim Basinger. La mira fijamente y cuando ella gira levemente la cabeza el también se mueve para mantener el contacto visual con ella.

- El opener: "siempre que te veo estás comprando pájaros" La mejor frase en la historia de la seducción para Zan Perrion.

- El cubito de hielo sobre el cuerpo de Kim Basiger. Probablemente la escena erótica más repetida de la historia.

- La escena de la nevera con toda la comida. Mi escena favorita de la película

- La conversación en el restaurante con Kim Basinger vestida de hombre. Apréndetela de memoria para decírsela a tu chica.

- Ronnie Wood en la fiesta (curiosamente no aparece en los créditos y no hace nada especial pero un Rolling Stone siempre es un Rolling Stone)

- El striptease. Por ella (claro) y por él. Al empezar en la Comunidad se me ocurrió preguntar cómo había que comportarse cuando tu chica te hacía un striptease. Nadie me dio una buena respuesta. La solución a mis dudas vino con la célebre escena del baile de Kim Basiger al son de You can leave your hat on. Podría explicar qué hace Mickey Rourke pero mejor lo veis vosotros mismos, así también os derretís con la guapísima Basinger. Y por el mismo precio la escena de la fusta en la tienda.

5 comentarios:

Cyberprimo dijo...

wow sin duda una buena pelicula, estoy de acuerdo contigo hoy en television pasan striptease mas cachondos o eroticos pero eso si no se puede negar que Kim Basinger es una mujer sensual XD, y para destacar la forma de comportarse de Mickey Rourke me tedre que ver esa pelicula 10 veces y destriparla para analizarla a concencia estoy seguro que le encuentro muchas cosas para rescatar y muy buenas.

Un saludo Mario y sensacional aporte.

Petur dijo...

Nunca la había visto, pero me has puesto los dientes largos, y ahora tendré que bajármela.

Mario di Domenico dijo...

Ja, ja Petur de eso se trataba de poneros los dientes largos para que la vierais.

Cyberprimo el striptease es magnífico y realmente de la película se puede aprender mucho.

A mi entender imprescindible.

un abrazo y gracias por vuestros comentarios.

Filósofo dijo...

A mí lo que me sigue impresionando es ese contacto visual cuando la ve por primera vez que comentas en el artículo. Es que es indescriptible... la mira con confianza pero con ternura, de forma atrevida pero siendo divertido y juguetón, con seguridad pero sin arrogancia... en dos palabras: im-presionante.

Cuánto hay que aprender... ;-)

Enhorabuena Mario!

Mario di Domenico dijo...

Sí, filósofo es una escena memorable de la que se puede aprender muchísimo. También se puede aprender lo suyo del tipo que justo antes se había acercado a las chicas. Aprender qué no debe hacerse.

Gracias por tu comentario, un abrazo MdD