L'Atelier, en francés estudio, es el reducto más íntimo de los artistas. Un lugar de creación al que acceden las personas más próximas al artista con un simple fin: disfrutar del arte.
Escogí este nombre porque reflejaba la esencia que quería transmitir al blog. La seducción puede analizarse de muchas maneras y yo buscaba darle un enfoque artístico.
Con L'Atelier pretendo un modelo de seducción emocional, natural y en femenino. Emocional porque prefiero hablar del seductor como un artista que como un ciéntifico. No niego que la seducción pueda ser una ciencia, sencillamente me estimula más verla como el arte de estimular a las mujeres. Natural porque es esa la escuela a la que pertenezco. Una escuela que me enseña a mejorar en mis habilidades sociales en lugar de trucos quasi-esotéricos para engañar a las mujeres. Y en femenino porque a mi lo que me importa es la mujer y su mundo. Los gurús y sus guerras no ocupan espacio en mi vida.

jueves, 1 de mayo de 2008

¿Cuál es la diferencia entre ser raro y ser sofisticado?


Megan Fox, la mujer más guapa del planeta para los lectores de FHM, una de revista que pretende ser sofisticada... pero que se queda muy lejos de serlo.


Una mujer conoce a un hombre con una afición poco común, pongamos que es aficionado al cine iraní. Al día siguiente al llamar a una amiga suya pueden suceder dos cosas. La chica puede decir que ayer conoció a un completo pringao, un tipo tan raro que hasta le gustaba ¡el cine iraní!. O que conoció a un hombre super sofisticado, culto e inteligente que sabía hasta de cine iraní. ¿cuál es la diferencia entre los dos?

La diferencia es que el segundo hombre ha sido capaz de introducir a la mujer en su realidad, ha sido capaz de que la mujer sienta curiosidad por esa afición tan rara que tiene.

Esa es la clave: provocar curiosidad. Un tipo raro habla de sus aficiones de forma racional y hasta avergonzado de su singularidad. Un tipo sofisticado habla con naturalidad de su excentricidades, no busca la aprobación de la gente así que no tiene porque avergonzarse. Habla de las emociones que le provocan sus aficiones sembrando la curiosidad en los que le escuchan y presentándolo como alguien interesante.

Conozco mucha gente (yo era una de ellas) que tenía miedo de revelar a las mujeres alguna afición suya poco común por miedo a ser catalogado como un "tío raro". Es un error, no hay que ocultar esas aficiones, hay que saber hacerlas atractivas.

Las pautas son las siguientes:

- Tu afición es poco común y tú lo sabes. Explica cómo llegaste a aficionarte a la literatura Armenia. De camino puedes proyectar mucho valor si resulta que fue mientras estudiabas en Noruega donde tenías un compañero de piso armenio al que le cogiste unos libros una semana que te tiraste en la cama con fiebre. (Si alguna vez vas a Oslo en invierno no es buena idea bañarse en una fuente)

- Explica pasionalmente lo que te sedujo de esa afición. Habla de lo emocionante que te fué descubrir ese universo de la literatura armenia. Que no conocemos nada de los armenios pero que son un pueblo con una historia fascinante que han reflejado sensacionalmente en un par de libros. Recomiéndala que lea algo de literatura armenia porque es algo que te produce emociones poco frecuentes. Es algo nuevo, es como viajar a China o a Kenia, vives experiencias fabulosas completamente distintas a lo que es tu rutina diaria. Ésto es puro crack para las mujeres. Plantéalo de este modo, no estás haciendo un resumen sino un anuncio, no pretendes que la chica sepa de qué va la literatura armenia sino que al transmitirla tu entusiasmo sienta curiosidad por los libro armenios y se planteé leerse uno.

- Tampoco te pases. Una cosa es que casualmente en la conversación salga que te gusta la literatura armenia y otra que te tires hablando dos horas de los armenios. Así sólo vas a conseguir que la chica sienta simpatía por los turcos y el Genocidio armenio. Se trata de provocar curiosidad lo que implica contar lo justo para que la chica se interese por el tema. Pasarse de pesado con tus rarezas sólo conduce exactamente a eso: que la chica te vea como un tío raro; o que piense que estás tratando de impresionarla presentándote como un tipo muy culto y leído. No te interesa ni lo uno ni lo otro.

Así que ya sabes. Tener aficiones poco comunes no es algo que tengas que ocultar, es algo que tienes que aprender a enseñar. Sé distinto, sé único, se atractivo.

Por cierto, nunca he leído un libro armenio. Un abrazo, MdD

P.D. Megan Fox tiene un tatuaje que en español viene a decir "Érase una vez una chica que no conoció el amor hasta que un chico le rompió el CORAZÓN" Durante tu próxima oneitis recuerda que nadie está a salvo de que le rompan el corazón, ni siquiera la mujer más guapa del planeta (para FHM)

Como vídeo escojo uno poco común Rotolando verso el sud de los italianos Negrita. La versión italiana porque la española, que acabo de descubrir, me espanta. Hace unas semanas estuve sargeando con dos italianas que, casualidades del destino, resultaron ser camareras del bar Negrita en Sienna, que según ellas inspiró el nombre del grupo. Yo sigo pensando que es por Eh Negrita de los Rolling Stones.

4 comentarios:

Filósofo dijo...

Hola Mario. Me ha gustado el artículo. Has tocado un tema importante.

Me gustaría comentar varias cosas.

1) Creo que es importantísimo introducir a la mujer en tu realidad… porque es lo que quiere!! La mujer no quiere que lo más importante en tu vida sea ella. Ella ya se conoce lo suficiente. Tiene una vida aburrida y monótona. Lo que quiere es experimentar, vivir y sentir algo superior a lo que está acostumbrada. Vamos, que quiere sentirse viva y sentirse mujer.

2) Sobre lo de que “tampoco te pases”. Totalmente de acuerdo. A veces veo a tíos metiendo unos rollos tremebundos sobre frikadas que no vienen a cuento. Entiendo que si realmente te apasiona un tema, haya algún día que te pases. E incluso ella lo entenderá y lo verá como normal. Pero otra cosa es ser un pesado. Yo creo que lo ideal es interesarla para que sea ella la que pregunte y saque el tema.

3) Yo a veces aprovecho para hacer bromas y falsas autodescalificaciones de ello. En mi caso hago bromas de mi profesión, bastante friki, pero que ellas saben que me apasiona y no me avergüenzo de ello. Por ejemplo: “Bueno, ni te cuento lo que diría Platón de lo que acabas de decir” o “ya dijo Nietzsche que si vas a tratar con una mujer, que saques el látigo… un tío sabio este Nietzsche…”.

Saludos!!

S eriak dijo...

Con permiso de MdiDom, Filosofo, hace tiempo que la seducción natural no comparte esa idea de "Ella tiene una vida aburrida y monótona": Si bien es cierto que es un marco que funciona bien para chicas bastante impresionables al valor "caradura y déspota" del adolescente, tambien es cierto que cuando tienes cierta edad y te mueves con mujeres de nivel y cerebro, funciona mejor el marco de compartir un momento único con la magia individual de cada uno. Me quedo pues con algo asi: "Juntos vamos a hacer cosas hasta ahora impensables"

Mario di Domenico dijo...

Seriak aquí no hace falta pedir permiso para opinar, y tú mucho menos

Estoy de acuerdo con Seriak presuponer que las mujeres tienen una vida más pobre que los hombres es un error. La razón por la que tienes que hacer entrar a la mujer en tu realidad no es porque sea superior a la suya sino porque para seducir tienes que demostrar una realidad personal atractiva. La seducción es una batalla que juegas en casa, si la chica no entra en tu realidad no hay seducción.

Hay otro punto filósofo con el que no acabo de estar de acuerdo. Hablas de que sea la chica la que saque el tema para no ser pesado. No es necesario, si consigues que la chica haga preguntas y quiera hablar del tema fantástico pero no es algo esencial. Basta con un poco de calibraje para darte cuenta de que la mujer ya ha captado el interés de la literatura armenia pero que el tema ya le está cansando. No es cuestión de horas o minutos, cada mujer es un mundo.
Por cierto, a veces el mejor momento para dejar de hablar de tus frikadas es cuando ella se ha interesado y hace preguntas. Es un push and pull propio de un seductor de primera.

Un abrazo, MdD

P.D. Mi próximo artículo va precisamente sobre mostrar a las mujeres lo fascinante que es tu vida. Y me he inspirado en un amigo mío natural y en una mujer, una ministra española que te transmite una pasión por su vida que te cagas. No, no pienso decir cuál de todas. Por cierto me encanta vivir en un país con más ministras que ministros.

Juan Morillo Bentué dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.