L'Atelier, en francés estudio, es el reducto más íntimo de los artistas. Un lugar de creación al que acceden las personas más próximas al artista con un simple fin: disfrutar del arte.
Escogí este nombre porque reflejaba la esencia que quería transmitir al blog. La seducción puede analizarse de muchas maneras y yo buscaba darle un enfoque artístico.
Con L'Atelier pretendo un modelo de seducción emocional, natural y en femenino. Emocional porque prefiero hablar del seductor como un artista que como un ciéntifico. No niego que la seducción pueda ser una ciencia, sencillamente me estimula más verla como el arte de estimular a las mujeres. Natural porque es esa la escuela a la que pertenezco. Una escuela que me enseña a mejorar en mis habilidades sociales en lugar de trucos quasi-esotéricos para engañar a las mujeres. Y en femenino porque a mi lo que me importa es la mujer y su mundo. Los gurús y sus guerras no ocupan espacio en mi vida.

miércoles, 10 de octubre de 2007

El marco "Yo soy el premio, y tú lo has ganado"



Créditos por la foto a www.jennifer-conelly.org

La esencia del marco de "Yo soy el premio" es que si la chica quiere algo conmigo tiene que ganárselo.

Esa concepción, en su interpretación más rigorista, lleva a que al principio de la interacción nos dediquemos a adoptar un rol pasivo generando atracción sin mostrar interés en la chica hasta que la chica se interese en nosotros.

El problema de esta configuración es que las chicas no están acostumbradas a ser las que llevan la iniciativa en una seducción. Su papel se limita a autorizar, denegar o ralentizar los avances intentados por el hombre. Si la obligas a llevar la iniciativa o bien no lo hace por no parecer una puta (aún estando atraída por ti) o no lo sabrá hacer.

Este modelo de seducción indirecta funciona pero al intercambiar los papeles del hombre y mujer da lugar a interacciones contra natura en las que cualquier reacción de la chica que se salga del guión supone un problema, frecuentemente de imposible solución. Y no hará falta decir que como no hay dos mujeres iguales las salidas del guión son la regla general. Funciona pero con demasiados problemas.

El problema es que no aborda la verdadera dificultad de ligar con mujeres. Y este problema es que al ligar la mujer se limita a ser reactiva (a recibir) pero quiere sentirse proactiva (quiere dar). (Gracias a los cabalistas por los conceptos proactivo y reactivo) Es un sinsentido porque la mujer quiere ser proactiva pero no está dispuesta a dejar de ser reactiva. Un rompecabezas difícil de solucionar.

¿Solución? El marco del premio 2.0, el marco "yo soy el premio y tú lo has ganado".

Son tres fases que primero explicaré con una metáfora: la chica ve un cartel que anuncia un sorteo con un premio enorme, la chica compra un billete, la chica gana el premio.

La primera fase consiste en aunciar el premio, es decir en proyectar valor. Pero no lo haces para ligar con la chica (eso es muy beta porque da la impresión de que te lo curras demasiado), tampoco lo haces para que ella ligue contigo (eso es el marco de ser el premio 1.0) lo haces para que la chica compre el billete, es decir invierta en la interacción, gaste su tiempo en conversar contigo y revele su forma de ser.

Segunda fase, la chica compra el billete. En esta fase la chica habla contigo y se da a conocer como persona. Está pasando un buen rato contigo y desea continuar divirtiéndose. Nada más. Tal vez se plantee algo contigo pero la cosa está demasiada verde. Los AFCs se conforman con que la chica compre el billete e intentan ya en esta fase un resultado sexual. ¡Error! La chica simplemente ha comprado un billete y el chico le da directamente el premio. La chica desconfía. Ella no ha hecho nada como para que el chico quiera besarla. Concluye que el chico quiere engañarla: no quiere más que acostarse con ella y va a fingir cualquier cosa para lograrlo. Es un sorteo trampa.

¿Qué hacer entonces? Conversar con la chica, pasar un buen rato hablando con ella. Seguir generando atracción, rapport y lo más importante: buscar una cualidad de la chica que te permita subir de nivel. (Gracias Juggler por enseñarme esta idea)

Tercera fase, la chica gana el premio. Nos habíamos quedado en que concursábamos con la chica mientras buscábamos una cualidad en ella con la que justificar nuestro interés por ella. Una vez que la hemos encontrado explicitamos nuestro interés por ella. La hacemos ver que su carisma nos ha conquistado y que por ello la hemos elegido. Señorita acaba de ganar el premio.

A la chica no le importará nada pasar a un nivel personal/sexual/romántico. Se siente atraída por ti y es consciente de que ha tenido que trabajarse tu interés por ella. Tienes a la chica extasiada por haber encontrado a alguien como tú. No sólo no pondrá reparos a un contacto sexual sino que lo desea ardientemente. Sabe que ha ganado un premio y quiere "cobrarlo".

De esta forma resolvemos el rompecabezas de la seducción. La chica no ha dejado de ser reactiva porque no ha dado facilidades al chico. Pero también ha sido proactiva porque se ha visto obligada a revelar su personalidad para que el chico se interesara por ella. No ha sido un regalo caído del cielo, le ha tocado el premio porque compró el billete.

Sintetizando podemos distinguir:

- Seducción del AFC. Reduce a la chica a un rol reactivo (recibir). La chica no hace nada para entender que el chico esté interesado por ella. Conclusión, el chico no está interesado en ella. Está interesado en su vagina.

- Seducción marco yo soy el premio 1.0: la chica se ve obligada a salir de su papel reactivo y a trabajarse demasiado al chico lo que la convierte en una chica fácil: el chico no ha hecho nada por ella, sólo ella ha hecho algo. Eso si llega a ejercer un rol proactivo porque muchas mujeres se quedan bloqueadas al obligarlas a hacer algo que nunca han hecho y lógicamente no saben qué hacer.

- Seducción marco yo soy el premio 2.0: la chica mantiene su papel reactivo porque es el chico el que da todos los avances pero es también proactiva porque el chico ha avanzado no porque quiera sexo sino que quiere sexo con ella, con una persona con sus cualidades únicas e irrepetibles. Ha tenido que ganarse el premio.

En resumen:

Yo no soy el premio para que ella se ponga a ligar conmigo. Lo soy para poder escoger. "Y te escojo a ti porque me encantas".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este articulo es sen-sa-cio-nal, sensacional y SENSACIONAL!!
Amen..

Maxi dijo...

Este articulo es a-lu-ci-nan-te y A-LU-CI-NAN-TE !!

Je!!Eres el mismisimo nosferatus...